Suscríbete a nuestro blog

 

 

Últimas publicaciones..

Blog CEMETC

EL SÍNDROME TUMORAL (ZHENG LIU) (PARTE 1ª)

EL SÍNDROME TUMORAL

(ZHENG LIU)


EL CÁNCER DESDE EL PUNTO DE VISTA 

DE LA MEDICINA 

TRADICIONAL CHINA (AI ZHENG)

 

HIPOTESIS ENERGO-HOMOTOXICA-HOLÍSTICA

 

 

ABSTRACT

The tumoural syndrome (ZHENG LIU)

CANCER FROM THE POINT OF VIEW OF 

CHINESE TRADITIONAL MEDICINE (AI ZHENG)

ENERGY- HOMOTOXIC-HOLISIC HYPOTHESIS


ENERGY. I based on the existence of the energy as a controller and integrated principle of every physics and chemical circumstance. They are called vital medicines, and CHTM is between them. The energetic alterations can cause organic, functional and biochemical alterations appearing the disease as a consequence. (1).

HOMOTOXIC. I based on the existence of a “pathological base” with appearances of many-sided performance of the disease. It is produced by a toxic overloading due to a diet full of chemical compounds, poor, transgenic, refined and adulterated as much in the origin as in the development and production. As a last resort, these leads to the hiperplasic answer, as a mechanism of cell survival. This is what CHTM called “phlegm” or what modern biologists today call Cluster. (2)

HOLISTIC.  Characteristic cancer of a concrete organ, tissue or system doesn´t exist but the tumoural syndrome will be present in a certain area depending on influencer factors both oncogenic and physical, traumatic or psychological. (3)

This terrible disease has invaded the suffering humanity as a plague or curse and statistics tell us that more and more people will be affected.

Efforts to combat it imply a large deployment of human and economic means and a reliable explanation about the true etiology of the causes of cell transformation can´t be found.

Within the field of scientific research, occasionally, the called “scientific revolution” (breakthrough) is reached. It is based on a new discovery that by chance replaces the previous paradigm. Sometimes it is recognized and included awarded with the Nobel. And so have emerged in the last 50 years up to five different paradigms (orthodox) that can be summarized in:

The viral theory

The oncogene theory

The anti-oncogene theory

The genetic theory

The inflammatory or microenvironment theory

However, and despite this scientific deployment, there is no consonant therapeutic response. That is why the heterodox claim that our paradigms could be taken into account such as Dr. Amat and his biochemical theory and a distinguished group of homotoxicologists who have established various hypotheses based on the theories of Reckenweg and Pischinger. 

For the CHTM student, it is evident that all of them are part of what the CHTM denominates the XIE or pathogenic factors and thus:

The viral factor is an agent called COSMIC EPIDEMIC FACTOR or vital-non-vital entity (parasite) that can mutate depending on the environmental circumstances. Therefore it can be included within the factor XIE LIU or exogenous and environmental factor

The oncogene theory, in the same way, starts from the viral theory and in the end, after many investigations and several Nobel Prizes, it is concluded that the neoplastic cell is "own of the organism" ceasing to be considered contrary to nature and so being alien to the individual. This evidently marks a field of genomic predisposition that the CHTM denominates factor XIE ZHONG or genetic or epigenetic.

The anti-oncogene theory or tumour suppressor genes, was determined through multiple investigations which considered that for each oncogene there was an anti-oncogene. CHTM denominates this circumstance as ZHENG factor or antipathogenic capacity.

Genetic theory arises as a consequence of a cascade of circumstances that interfere with genomic DNA, stimulating the activation of oncogenes and inhibition of suppressors, and finally concluding that the neoplastic transformation is the result of a series of mutagenic events. In this section is where the two major contributing factors would appear: XIE SHEN or emotional factor and XIE GU or dietary factor.

Finally, we have the most modern and close theory to the CHTM that is the inflammatory or microenvironment theory that does not say that the neoplastic transformation of a cell does not mean the development of the tumor, as long as there is an adequate homeostatic balance. Evidently this theory is related to the capacity of the defensive energy or WEI factor both exogenous WAI WEI and NEI WEI endogenous and that may have a clear influence between a controlled tumour (latent or dormant) or neoplastic rebellion due to lack of control of the situation.

It is evident that the analysis of these paradigms based on one another on the basis of a biophysical and biochemical basis, which ignores the true energetic origin of the disease, results in the fact that despite the great work of many Nobel prizes, we still don´t have the solution to the cancer problem.

Then the big question arises: why do not we go a little further than physics and chemistry and start to consider the human being as an energetic entity subjected to the influences of his environment?

Maybe current science does not take into account that living beings are receptors, transformers and emitters of energy? Maybe current medicine lacks the energy paradigm as a fourth leg, will make it stable and can withstand load without being unbalanced? The nineteenth century was the century of physics, the twentieth of chemistry, the twenty-first, will certainly be the century of bioenergetics.

Bioenergetics is the science that studies the energy-chemical interactions that occur in all biological processes. Energy stimuli clearly influence their positive or negative adaptive response within a context of relativity and interdependence (Yin-Yang Law and Five-Move Law). This is what CHTM has been advocating for millennia in a philosophical-mystical way. It´s time to search, as in the celebrated Spielberg film starring Harrison Ford, “the lost knowledge", even knowing the risks involved, especially at the scientific level. But at this point in the history of humanity, we know that the para-scientific of today will be tomorrow's scientific.

A simple but profound analysis of Einstein's relativity makes us understand scientifically what until now has only been possible in the intuitive sense of mysticism (S. Van Nes Ziegler).

For a parallel with the lesson of atomic theory ... we must turn to that kind of epistemological problems with thinkers such as Buddha or Lao Tzu had already faced. (Neils Bohr)

 

HIPÓTESIS ENERGO-HOMOTÓXICA-HOLÍSTICA           


ENERGO. Parto de la existencia de la energía como principio integrador y regulador de toda circunstancia físico-química. Es el principio básico en el que fundamentan las llamadas medicinas vitalistas, entre ellas la MTCH.  Las alteraciones energéticas pueden provocar alteraciones bioquímicas, funcionales y orgánicas siguiendo la secuencia evolutiva de la enfermedad. (1)

HOMOTOXICA. Considero la existencia de  un “lecho morboso” con manifestaciones de un perfil multifacético de la enfermedad, producido por una sobrecarga tóxica derivada de una alimentación saturada de compuestos químicos, carencial, transgénica, refinada y adulterada tanto en su génesis como en su desarrollo y elaboración y  que lleva, en última instancia, a la respuesta hiperplásica como mecanismo de supervivencia celular. Es lo que la MTCH., denominada “flema” o lo que lo que hoy los biólogos modernos denominan Cluster. (2)

HOLISTICA. Estudio el conjunto y no las partes, por ello no existe el cáncer de un determinado órgano, tejido o sistema, sino el síndrome tumoral que se proyectará en un determinado terreno en función de factores predisponentes tanto oncogénicos como traumáticos físicos o psíquicos. (3)

 

ÍNDICE

1-INTRODUCCIÓN.

2-ETIOPATOGENIA.

3-FISIOPATOLOGÍA.

4-TRATAMIENTO.

5-EPÍLOGO-MI CÁNCER.

6-BIBLIOGRAFÍA Y REFERENCIAS CLÍNICA.


1-INTRODUCCIÓN

Esta terrible enfermedad ha invadido a la doliente humanidad como una plaga o maldición y las estadísticas nos dicen que cada vez existirán más personas afectadas. Los esfuerzos por combatirla conllevan un gran despliegue de medios económicos y humanos que no encuentran una explicación fidedigna acerca de la verdadera etiología de la transformación celular.

Dentro del campo de la investigación científica, en ocasiones, se llega a la llamada “revolución científica” (breakthrough), basada en un nuevo descubrimiento que eventualmente desbanca el paradigma anterior. En ocasiones es reconocido e incluso premiado con laureles científicos como el premio  el Nobel. Y así han surgido en los últimos 50 años hasta cinco paradigmas (ortodoxos) diferentes que se pueden resumir en:

La teoría viral. (4)

La teoría oncogén. (5)

La teoría anti-oncogén. (6)

La teoría genética. (7)

La teoría inflamatoria o del microambiente. (8)

Sin embargo y a pesar de ese despliegue no hay una respuesta terapéutica consonante. Por ello los heterodoxos reclamamos se tengan en cuenta nuestros paradigmas como, por ejemplo el del Dr. Amat con su teoría bioquímica y una pléyade de homotoxicólogos que han establecido diversas hipótesis a partir de las teorías de Reckenweg y de Pischinger. (9)

Para el estudiante de MTCH., es evidente que todas ellas forman parte de lo que la Antigua Tradición Médica China denomina los XIE o factores patógenos y así:

El factor vírico es un agente denominado FACTOR EPIDEMICO COSMICO ( Xie Wai Liu Qi) o ente no vital que precisa para desarrollarse la asistencia de un vital (parásito) y que puede mutar en función de las circunstancias medioambientales. Por lo tanto se puede encuadrar dentro de los denominados factores XIE LIU (exógenos y medioambientales).

La teoría oncogén parte, así mismo, de la teoría viral y al final, tras muchos investigaciones y varios premios Nobel, se llega a la conclusión  de que la célula neoplásica es “propia del organismo” dejando de ser considerada contraria a la naturaleza y por tanto de ser extraña al individuo. Ello marca, evidentemente, un terreno de predisposición genómica que la MTH., denomina factor XIE ZHONG o genético o epigenético.

La teoría anti-oncogén o genes supresores del tumor, se determinó a través, a sí mismo, de múltiples investigaciones que consideraron que para cada oncogén existía un anti-oncogén. La MTCH., denomina a esta circunstancia como factor ZHENG o capacidad antipatógena.

La teoría genética surge como consecuencia de una cascada de circunstancias que interfieren en el ADN genómico excitando la activación de oncogenes y la inhibición de los supresores, llegando finalmente a la conclusión de que la transformación neoplásica es consecuencia de una serie de eventos mutagénicos. En este apartado es donde entrarían los dos grandes factores patógenos coadyuvantes: XIE SHEN o factor emocional y XIE GU o factor dietético.  

Por último tenemos la más moderna y próxima a la MTCH que es la teoría infamatoria o del microambiente que nos dice que la transformación neoplásica de una célula no significa el desarrollo del tumor, mientras haya un adecuado equilibrio homeostático. Evidentemente esta teoría está en relación con la capacidad de la energía defensiva o factor WEI (tanto exógeno WAI WEI como endógeno NEI WEI) y que puede tener una clara influencia en la evolución del tumor que puede estar controlado (latente o dormido) o plenitud o rebelión neoplásica ante la falta de dicho control.

Es evidente que el análisis de estos paradigmas sustentados unos sobre otros a partir de una base biofísica y bioquímica, que hace abstracción del verdadero origen energético de la enfermedad, trae como consecuencia de que a pesar del gran trabajo de muchos premios Nobel, aun no tenemos la solución del problema del cáncer.

Entonces surge la gran pregunta ¿ porque no vamos un poco más allá de la física y la química y empezamos  considerar al ser humano como un ente energético sometido a los influjos de su medio?.

No será que la ciencia actual no tiene en cuenta que los seres vivos son receptores, transformadores y emisores de energía?. No será que la medicina actual le falta el paradigma energético que como una cuarta pata de una mesa, hará que sea inestable y no pueda soportar debates científicos sin desequilibrarse?.

El siglo XIX fue el de la física, el XX el de la química, el XXI, será, sin duda el de la bioenergética.

La bioenergética es la ciencia que estudia los interacciones energo-químicas que acontecen en todos los procesos biológicos. Los estímulos energéticos influyen de una manera evidente en la respuesta adaptativa, positiva o negativa dentro de un contexto de relatividad e interdependencia (Ley Yin-Yang y ley de los Cinco Movimientos). Eso es lo que propugna la MTCH., desde hace milenios de una manera filosófico-mística. Ha llegado la hora de, como en la célebre película de Spielberg, ir “en busca del conocimiento perdido”, aun sabiendo los riesgos que ello conlleva, sobre todo a nivel científico. Pero a estas alturas de la película todos sabemos que lo paracientífico de hoy será lo científico de mañana.

Un análisis sencillo pero profundo de la relatividad de Einstein nos hace comprender científicamente lo que hasta ahora solo ha sido posible en el sentimiento intuitivo de la mística. (S. Van Nes Ziegler).

Para un paralelismo con la lección de la teoría atómica…debemos volvernos a esa clase de problemas epistemológicos con los que ya pensadores como Buda o Lao Tse se habían enfrentado. (Neils Bohr). 

 

A través de la MTCH, los sanitarios, biólogos y en general todos los que ejercen o estudian ciencias de la salud occidentales, encontramos muchas respuestas a las grandes incógnitas que presenta esta terrible enfermedad sobre todo en su génesis y evolución.” No basta saber latín para ser sacerdote”.

Este artículo está elaborado en base a mi experiencia personal como terapeuta y como paciente. Lo que reflejo a lo largo del mismo es el resultado de un proceso de estudio e investigaciones que comenzaron hace 25 años con el primero y comprometido caso que tuve que tratar de un carcinoma de ovario con metástasis hepáticas padecido con mi exmujer.

Ella, por propia decisión, eligió la vía alternativa a la propuesta terapéutica oficial consistente en quimioterapia y radioterapia de acuerdo a los protocolos de aquella época. Hoy 25 años más tarde, su cáncer es pasado y motivo de algún comentario en las tertulias de familiares y amigos.

En su decisión influyeron muchos factores como el hecho de que una amiga suya murió en poco tiempo del mismo cuadro en un estado físico muy depauperado;  el que es una persona que tiene una excelente vitalidad con alta capacidad para la auto-reparación;  que tenía fe en la misericordia divina; que entendió que debían de modificarse los hábitos dietéticos; que encontró ayuda y aliento en su familia al tomar la difícil decisión de renunciar al tratamiento oficial y elegir uno alternativo (ni siquiera complementario) y sobre todo porque tenía ganas de vivir. Quizás y no puedo renegar en manifestarlo, de que mis oraciones al Dios en el que creo y la fe cristiana extendieran su mano tacando su organismo con el amor que es la más sublime de las energías que existen.

La dieta, la fitoterapia, la acupuntura, el soporte afectivo, la voluntad y determinación en cumplir los protocolos estipulados, las ganas de vivir y la voluntad Divina, obraron el considerado, hace 25 años, un milagro.

Mezclar Magia, Religión y Ciencia parece que no es muy ortodoxo cuando se pretende realizar un artículo científico y proponer una hipótesis de trabajo, pero me van a permitir realizar algunas reflexiones.

Al principio todo era Magia pues el hombre no tenía el conocimiento que le permitía entender los fenómenos naturales y biológicos. Más tarde la Religión dotó de elementos justificativos a través de un “sabio” al que llamó Dios, para por último, tratar de entenderlos por sí mismo sin necesidad de ese puente.

En plena “edad científica”, esto es, cuando el hombre renuncia a Dios y a su ley natural, es cuando existen más enfermedades que nunca. Por cada uno que moría de enfermedades comunes en la antigüedad, mueren hoy 10 de enfermedades tumorales, degenerativas y cardiovasculares.

Cuando “te toca” el cáncer personalmente y ves las expectativas reales que te ofrece la medicina científica es cuando vuelves la mirada hacia arriba buscando la intervención de ese Dios sabio y misericordioso y la oración se hace un hueco dentro del protocolo terapéutico.

No es lo mismo ver una corrida de toros desde la barrera que torear en la arena. Cuando tienes los cuernos de la muerte a un palmo de tu femoral cambian muchas cosas en tu mente y tu alma.

Entonces entran en juego y empiezan a tener sentidos dos recetas que no te dan los oncólogos, ni tampoco muchos alternativos: LA ORACIÓN Y LA MEDITACIÓN y que personalmente entiendo que son unas de las bazas más importantes de las que dispone el ser humanan para vencer la enfermedad cancerosa.

La ORACIÓN tratando de lograr la intervención divina (macrocosmos).

La MEDITACIÓN interiorizando los pensamientos (energía mental), estableciendo un cauce de comunicación entre el ente global (YO) (cuerpo) y sus componentes (células) tratando, con ello, de restablecer las buenas relaciones que existen en estado de salud (microcosmos). El YO reconoce su culpabilidad y trata de firmar un nuevo convenio colectivo.

A partir de esa experiencia comencé a investigar a través de la MTCH, los posibles aportes que me pudiese ofrecer en la comprensión de la génesis, fisiopatología y tratamiento del tumor maligno. Ello me permitió, siguiendo el método científico, elaborar una hipótesis a la que he denominado ENERGO HOMOTÓXICA HOLÍSTICA.

Colaboré con la Medicina Occidental prescribiendo tratamientos complementarios que permitieran disminuir los efectos iatrogénicos de la quimio-radioterapia, mejorando la calidad de vida del paciente. Fui adquiriendo algunos conocimientos estudiando los textos clásicos de la MTCH., revistas especializadas como Discovery Salud, asistiendo a diversas conferencias, congresos y cualquier evento sobre el tema.  Logré un pequeño bagaje que me permitió estructurar una hipótesis sobre la génesis de esta enfermedad, modificando el chip mental mecanicista, para entenderla como un síndrome que afecta a todo el conjunto y no a un determinado órgano, tejido o sistema. Esto es, no existe el cáncer de mama o de próstata, ni de pulmón, etc. existe el cáncer en el organismo de una manera holística (síndrome tumoral) que se puede manifestar en un determinado terreno en función de diversos factores predisponentes (traumáticos, psíquicos, congénitos, etc.) Es una enfermedad del TAO VITAL. Es una enfermedad del QI(energía) y del XUE (sangre).

Esta visión holística nos permite ver el boque y no solo el árbol. Esa es la gran diferencia entre las dos Medicinas y cada una de ellas aporta aspectos útiles en el tratamiento integral del paciente.                              

La Medicina Occidental aporta dos elementos esenciales: la capacidad diagnóstica precoz, de difícil adquisición por parte de la Oriental y la Cirugía sobre todo en las fases primarias, como media externa para ganar tiempo en el tratamiento de fondo del síndrome tumoral.

La Medicina Oriental aporta un tratamiento adecuado a la etiología del síndrome tumoral utilizando recursos naturales y actuando como medida profiláctica que elimine dicho sustrato tumoral sin agresiones biológicas muchas veces irreversibles e invalidantes.

La unión de ambas en equipos oncológicos multidisciplinarios (mecanicistas y holísticos) ejerciendo la Medicina Integrativa es lo lógico y racional con permiso de ciertas industrias y egos excluyentes.

Estas experiencias me permitieron realizar una ponencia en el año 2008 en el Congreso Internacional que Discovery Salud realizó en Madrid y ser nombrado miembro del consejo asesor de World Association Ford Cancer Research

A partir de entonces he impartido seminarios en todo el mundo ibero-parlante desarrollando esa hipótesis de trabajo y proponiendo su aplicación terapéutica.

Creía que sabía algo del tema en cuestión, hasta que comencé a padecerlo personalmente, entonces me di cuenta de las carencias reales de mi hipótesis de trabajo. Una cosa es predicar y otra es dar trigo. Comencé a entender que no es suficiente, en muchas ocasiones, utilizar los fármacos, hierbas, acupuntura, cirugía, etc. sino entender algo más sutil y aparentemente mágico como es el saber que el ser humano, como criatura entre el Cielo y la Tierra, desarrolla su existencia dentro de un “plasma universal”, que al igual que un líquido amniótico nos nutre a todos, Ese plasma es el amor hacia todos en especial hacia ti mismo y tus células. En ese estado casi místico no tienen cabida la envidia, la ira, la ambición, etc. que como sanguijuelas te restan la vitalidad necesaria para tu propia auto-reparación. Entonces empecé a entender a los místicos, ascetas, anacoretas y otros muchos que han escogido el camino de la oración y la meditación (12).   


  

2-ETIOPATOGENIA.

El ser humano está compuesto por 60 trillones de células (6.000.000.000.000.000.000) divididas, en unas 200 familias, clanes o etnias diferentes. Cada una de ellas es el propio ser, por eso es posible la clonación. El cuerpo físico es el alojamiento (la casa o vivienda) en la que vive dicha muchedumbre. Lo que el YO come y bebe es lo que comen y beben ELLAS (sus células).


Cada etnia o clan celular tiene sus propias apetencias dietéticas, a los osteocitos les gusta más el Ca., a las neuronas más el Na., a la nefrona más de K., etc. Todas ellas tienen su alimento dispuesto en un Bufett libre al que acuden a comer siguiendo unos biorritmos determinados.

En el momento del nacimiento, quizás desde el mismo momento de la concepción, se firma un contrato entre YO y ELLAS en los siguientes términos:

Yo os doy alojamiento (mi cuerpo físico), sustento (nutrición) y periodos de descanso y vacaciones (biorritmos) y a cambio vosotras y vuestra descendencia trabajáis para mi toda la vida creando un ente holístico interconexionado en donde cada cual, como en una gran orquesta, tocará un instrumento componiendo así la maravillosa sinfonía de la vida, en salud y armonía.


Todo en orden y concierto. Pero hete aquí que el YO enriquecido por el trabajo de sus células, exultante de vigor y vitalidad se olvida frecuentemente del contrato original y comienza a trasgredir los principios de una adecuada nutrición;  altera los ritmos biológicos pactados debido a las exigencias de un medio social muy competitivo y materialista…  No se respeten los principios del Cielo y la Tierra que nos dicen que la noche es para dormir, el día para trabajar, la comida natural producida por el Cielo y la Tierra, sin tensiones ni agobios que produzcan hiperactividad biológica, etc.

EL descuida su alimentación comiendo lo que más le apetece o le gusta sin tener en cuenta las apetencias del conjunto. Es muy fácil entrar en una dieta carencial (no significa escasa) donde hay déficit de algunos de los 14 platos de los que consta el Bufet libre y que se llaman los elementos biogenésicos: O. (65%), C. (18%), P. (11%), H. (10), N. (3%), Ca. (1,93%), K. (0,35%), S. (0,25%), Na. (0.15%), Cl. (0,15%), Mg. (0,05%), F. (0,05), Si. (0,05) y Al. (0,05%).

El YO, llevado por su vitalidad en esta sociedad competitiva y hedonista, desarrolla un despliegue de actividad y unas exigencias no pactadas que fuerzan la productividad endógena que a su vez altera los biorritmos naturales.

Por otro lado el medio tecnológico en donde vive el YO actual está saturado de interferencias energéticas (campos electromagnéticos descontrolados) que como sonidos discordantes desorientan e interfieren con las notas de los músicos que tenían unas determinadas frecuencias y compases concordantes con los influjos del Cielo y la Tierra y no con los producidos por el hombre. La homeostasia se resiente, se exige un mayor gasto energético al YO para tratar de aislar y acondicionarse ante él nuevas influencias extrañas a su esencia cosmo-telúrica. El SER HUMANO COMO ENTE ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA.


Si un trabajador no se nutre adecuadamente, se le exige un incremento de la productividad y se limitan sus periodos de descanso, es probable que por mucho que respete a su patrón, se apunte al sindicato y comience un proceso de enfrentamiento que hace que la orquesta desafine y nos da una bufa serenata.

Se entiende, según el concepto holístico, que el YO son ELLAS y viceversa, por lo tanto tendré que tener, si quiero restaurar las buenas relaciones, la humildad suficiente para pedirles perdón y mostrar sentimiento de enmienda. Esa es la MEDITACIÓN, el hablar con tus ELLAS con humildad y amor, al fin y al cabo son el YO mismo. Mientras exista una sola célula existe el YO.

 

 

© 2017 Centro de Enseñanza de la Medicina Tradicional China
Diseño web: HiTech Informática