Suscríbete a nuestro blog

 

 

Últimas publicaciones..

Blog CEMETC

EL SÍNDROME TUMORAL (ZHENG LIU) (PARTE 2ª)

3-FISIOPATOLOGÍA

Vemos pues tres factores intrincados en este proceso que alteran y desafina la maravillosa sinfonía de la vida.

  - FACTOR DIETÉTICO

  - FACTOR EMOCIONAL

  - FACTOR MEDIOAMBIENTAL.

Estamos, como siempre, en relación con los XIE de la Medicina China y que en este caso concreto del Cáncer. Considero, por orden jerárquico, la siguiente relación

  - ESENCIAL - Factor Xie Gu – alteraciones dietéticas.

  - COAYUVANTE- Factor Xie Shen – alteración emocional.

  - DESENCADENANTE - Factor Xie Liu – Alteraciones medioambientales. Tanto de agentes vivos como no vivos.  (vitales, mixtos y avitales).(13)

Todo ello sobre una base congénita o epigenética como factor PREDISPONENTE (Xie Zhong) origen (del primer contrato de trabajo) que creo unas obligaciones peculiares y personales entre el YO y sus ELLAS.     


FACTOR XIE GU.

Lo que comemos y bebemos es el origen de la salud y de la enfermedad y en gran parte del comportamiento del ser humano. SOMOS LO QUE COMEMOS.

La MTCH., es muy sabia, es la Medicina del Cielo y la Tierra de donde vienen el Yin y el Yang que conforman el Tao (la vida). El ser humano, considerado como ente con libre albedrío e inteligencia, no se escapa a este principio por mucho que las ciencias nos prometan otros hábitats diferentes.

El ser humano, según la dietética china, está formado biológicamente para recibir, transformar y asimilar lo que produce el Cielo y la Tierra, en su adecuada proporción y en sazón. Esta definición supone la existencia de la dietética para conservar la salud y una farmacopea cuando se ha perdido, como disciplinas básicas de todas las etnomedicinas.

Durante miles de años los alimentos eran del Cielo y la Tierra, estaban en consonancia con esa Ley Natural. Hasta hace poco más de 50 años no existían los aditivos químicos en forma de conservantes, edulcorantes, acidulantes, etc. etc., no existían los alimentos transgénicos, refinados, adulterados tanto en su génesis como en su producción, industrializados y fiscalizados por los grandes trust que intervienen y regulan su producción siguiendo criterios políticos y financieros. El alimento se ha convertido en un arma política que en manos de ciertos desaprensivos origina tanto dolor y sufrimiento.

Como en tiempo de los Romanos hay que dar al pueblo pan y circo para que no se rebele. Hay que producir proteína barata, grandes cosechas de cereales modificando su genética, multiplicando la producción de granos de la espiga, haciéndolo resistente a las plagas y facilitando su cosecha con las grandes máquinas. El circo lo dan las grandes cadenas televisivas con la aquiescencia de los gobiernos y la creación de grandes competiciones deportivas y series sentimentaloides y populistas.

Pobre pueblo ignorante que se admira de los avances tecnológicos, las habilidades de Mesi o Ronaldo, la dialéctica barata del periodismo rosa, etc.

Pobre pueblo que olvida el verdadero conocimiento y la sabiduría transcendente que supone vivir en consonancia con la Leyes Universales que rigen el Cielo y la Tierra.

La producción de proteína de origen animal es acelerada mediante la ingesta de hormonas de crecimiento, piensos obtenidos de las harinas de pescados y otros desechos a su vez contaminados y transgénicos, en cautiverio y por métodos industriales que no tienen ninguna consideración con el animal. Lo único que importa es que engorde rápidamente aunque tenga que estar en vigilia las 24 h. del día y comiendo constantemente. Son animales enfermos que precisan de tratamiento permanente con antibióticos y un sin número de medicamentos para evitar las plagas propias de un ente sin capacidad de homeostasia con su medio y por tanto blanco fácil de parásitos, hongos, etc. Es una vida mantenida artificialmente con el único fin de producir proteína barata.

Luego, grandes científicos, cuando el animal tiene un comportamiento anómalo le dan un nombre raro o dicen que está loco. Están locos todos esos animales, pollo loco, conejo loco, cerdo loco, vaca loca, trucha loca, etc. y sobre todo estamos todos locos comiéndolos. En vez de dar nombre a la enfermedad lo que hay que hacer es denunciar las causas que llevaron a ese desatino y prevenirlas. A mí que más me da que se llame el síndrome de encefalopatía espongiforme de C. Jacob u otro cualquiera si luego no tengo capacidad para denunciar el verdadero origen y lo enmascaro con diversas teorías sobre anomalías en la  síntesis proteicas producidas por priones. Ese desafuero precisa de medidas drásticas y no solo de alegatos científicos la mayoría pagados para dar la respuesta adecuada a intereses particulares. Eso es lo que nos ofrecen en el mercado con este tipo de alimentos suturados de sustancias de síntesis (no son del Cielo y Tierra) y por lo tanto no son transformadas por los sistemas biológicos de los entes que viven dentro del Cielo y la Tierra. Esas sustancias, insuficientemente degradadas o transformadas, son productoras de residuos metabólicos incompletos que la bioquímica actual denomina CLUSTER.

 

Los antiguos médicos cuando se referían a la comida y bebida tóxica, descompuesta o corrompida la llamaban FLEMAS sustancias que provocaban abundante mucosidad o humores densos, que una vez superados los mecanismos de depuración, especialmente del hígado, riñón y pulmón, se van a depositar formando agregados moleculares, macromoléculas que en forma de racimos (cluster), obstruyen las sutiles rutas metabólicas, produciendo trastornos en la nutrición celular.

Ello genera enfermedad a medio y largo plazo dando origen a una nueva fuente de negocio controlada por los mismos trust a través de un enfoque paliativo o curativo de la enfermedad. Se olvida la medicina preventiva y no queda más remedio que acudir al consumo de fármacos de síntesis y cirugía. Hace 5000 años un clásico de la MTCH., quizás el primer libro escrito sobre medicina, llamado Nei Jing So Wen decía: “ mal médico es el cura, buen medico es el que previene la enfermedad “.

A esto se llama negocio redondo. No estamos muy lejos de una humanidad regida por una oligarquía o un sistema social como el que describe Aldous Huxley en su obra de un Mundo Feliz.

Hay que concienciar, aún estamos a tiempo, a la mayor parte de la sociedad, ignorante de estos principios, de la necesidad de procurar el alimento lo más natural y ecológico posible. Comprar sardinas en vez de pescado “loco”, miel en vez de azúcar refinado, pollo de corral en vez de granja, etc. Remito a los artículos publicados en mi blog en Febrero de 2016 con el título de LAS FLEMAS 1-2-3.  



En la antigüedad y hasta poco más de 50 años, las enfermedades presentaban manifestaciones bien definidas, dado que no existían factores contaminantes que provocarán reacciones biológicas dirigidas a eliminar la contaminación actual. El hombre vivía en un mundo natural y tenía un organismo más puro. De ahí, la eficacia de la acupuntura y los remedios energéticos modernos que dieron lugar a la Homotoxicologia.

Un grupo de médicos e investigadores liderados por Rekenberg y Hahnemann, entendieron la relación directa que existe entre la carga tóxica y la enfermedad.

Desde la revolución industrial y el avance de la tecnología hasta nuestros tiempos, hemos asistido a un aumento progresivo de desechos y sustancias tóxicas.

Los alimentos contienen altas concentraciones de sustancias de síntesis, que como hemos icho anteriormente son formadoras de Cluter al ser residuos no transformados a través de los mecanismos metabólicos humanos. Son sustancias extrañas al organismo, que si bien aparentan ser inócuas al no ser agentes vivos, son muy perjudiciales, llevando al organismo a enfermedades que la medicina ortodoxa clasifica como causa desconocida, idiopática, vírica, esenciales, neurológicas, etc.” Cuando no se sabe la esencia de las cosas el discurso se puede extender hasta el infinito”. 

Estos modernos “acupuntores” (están a caballo entre la energía y la química). en sus observaciones descubren que las enfermedades son respuestas del organismo a la presencia de factores homotóxicos. La célebre flema china encuentra una respuesta científica a través de sus investigaciones sobre su etiología. Desarrollan una serie de hipótesis que tratan de comprender el por qué se estimulan mecanismos enzimáticos o inmunológicos contra la homotoxinainduciendo procesos agudos de excreción e inflamación. Esta lucha se manifiesta como enfermedad.

Por ello la medicina farmacológica de síntesis comete un grave error al abordar los síntomas y no analizar las causas mórbidas.  Por ejemplo en los procesos inflamatorios consecuentes a una contienda entre el sistema inmunológico y la noxa, si prescribimos medicamentos antiinflamatorios estamos bloqueando los procesos reactivos del organismo contra las homotoxinas.

Este enfoque está justo en la línea central que integra la energía con la química o lo que es lo mismo la Medicina Tradicional China y la Medicina Galénica. Por ello los acupuntores debemos de conocer y entender la Homeopatía como terapia energética y actuación directa sobre la constitución y estructura iónica del Agua Madre ( Shen Shui) origen a su vez de todos los humores orgánicos (Yin-Ye-Ging).

Según la teoría ENERGO-CORRELATIVA-HOLISTICA, representada en la siguiente imagen, el sistema neuroendocrino es el puente de paso que precisa la energía para producir las reacciones bioquímicas propias de cualquier ente vital. Esto es, la energía es transportada con unos hilos conductores (nervios), regulada por unos mediadores responsables de la intensidad y tiempo de la reacción (sistema endocrino), para, por último, desencadenar la reacción bioquímica en el espacio intercelular o “magma nutricio”, representado por la sangre. Ello da lugar al principio básico y primario de la MTCH. el llamado TAO VITAL o camino de la vida representado por el QI (energía) en el vértice biológico y por el XUE (sangre) como la base física que sustenta al organismo “la pirámide biológica”

La parte más fluida del Líquido Extra Celular (Capa A o capa de adhesión plasmática) baña, protege y nutre cada una de las células. Cuando el Líquido Extra Celular se satura de cierta cantidad de sustancias anormales o extrañas, se enturbia el medio y se dificulta el flujo hacia el interior celular, produciéndose una alteración del Programa Biológico Original.

Las células al no recibir en forma regular los nutrientes que necesitan, se debilitan, manteniendo sus residuos metabólicos en el interior alterándose  los canales de las membranas celulares ( del sodio, potasio, calcio, etc.) y llegando al final a una sobrecarga tóxica que en forma de Cluster o “mallas” de enlaces múltiples de H. disminuyen la biodisponibilidad del O.

Esas formaciones macromoleculares retienen el CO2 de la combustión celular acidificando el medio en cuyo origen están incluidos todos los procesos neoplásicos malignos.

Gran cantidad de los fenómenos patológicos, desde el punto de vista de la biología molecular no son más que fenómenos de inhibición por realimentación debido a que los subproductos de las acciones químicas metabólicas no han podido ser eliminados del cuerpo porque están fallando los mecanismos de depuración o mecanismos de desintoxicación. 

Es indispensable entender que el éxito de cualquier acción terapéutica, en la sociedad actual sobre saturada de productos químicos de síntesis (no son del Cielo y la Tierra), pasa por una buena eliminación de las sustancias de desecho tóxico del cuerpo.


  

 

FACTOR EMOCIONAL (XIE SHEN)

Los que estudiamos la MTCH., sabemos que existe una energía de una extraordinaria potencia que se  denomina energía Shen y que es el resultado de un complejo proceso de elaboración que compromete a todo el sistema orgánico-visceral . Desde la antigüedad se la dotaba de un alto rango patógeno cuando se alteraba. La teoría Thin-Qi-Shen, quizás uno de los aportes más interesantes de la MTCH. en el campo de la Psicosomática, nos ofrece unos argumentos irrebatibles por su fiabilidad clínica que nos van a permitir interpretar multitud de interrogantes relacionadas con las alteraciones del carácter y el comportamiento que acontecen cuando se altera un órgano y por el contrario como una alteración emocional (miedo, tristeza, ira, euforia, preocupación, etc.) puede producir somatizaciones a nivel bioquímico, funcional y orgánico.

El Qi rige la forma y el Shen rige el espíritu. Son el Yin y el Yang que conforman el Tao o íntima e indisoluble relación entre el cuerpo (Qi) y la mente (Shen); los griegos y los romanos también conocían este principio básico de la medicina “men sana in corpore sano”. Por eso no se entiende que se pretensa separar la Psiques del Cuerpo. Para tratar una ansiedad hay que tratar primero el Qi BP., asícomo para tratar un obesidad primero hay que tratar el Shen BP.; para tratar una dermatopatía o un problema de respiratorio primero hay que tratar el Shen del P., así como tratar un depresión primero hay que tratar el Qi de P. etc.

Cuando el factor de relación humana sea negativo (contrarios a las virtudes teologales que describió Santo Tomás de Aquino o las potencias del alma de Aristóteles (Intelecto (C.); Voluntad (R.);Sentido Común (BP.); Facultad de Entendimiento (P.) y libre Albedrío (H.).),  persistente e insidioso, esos atributos nobles y propios del ser humano se trasforman en pecados capitales  produciendo Orgullo, Soberbia  y Lujuria  (C.): Miedo, inseguridad y avaricia (R.): Gula y Obsesión (BP.); Tristeza y Pereza (P.); Ira y violencia (H.).

A su vez dichos pecados capitales o situaciones que perturban el estado de ánimo del ser humano tienen la capacidad de provocar un estancamiento del Qi del órgano correspondiente. Y así la MTCH. nos dice:

El susto estanca el Qi de H. (shock psíquico inesperado e intenso que como “viento externo” estanca el “viento interno”) origen de la fibromialgia entre otros muchas somatizaciones.

La euforia, la excesiva alegría propia de una vida disipada, así como el excesivo uso del intelecto y la palabra estanca el Qi del C., origen de múltiples cardiopatías propias de políticos, docentes, etc.

La excesiva preocupación propia de una sociedad con múltiples obligaciones, estanca el Qi de BP., origen de diabetes, obesidad y trastornos endocrino metabólicos.

La excesiva tristeza provocada por la pérdida de un ser amado o una separación no deseada, melancolía, frustración, etc., estanca el Qi de los P., origen de tuberculosis, trastornos respiratorios  neumológicos, et.

El excesivo miedo provocado por no poder manifestar el pensamiento y estar en situaciones críticas que precisen del uso permanente de la voluntad para controlar a la mente, estanca el Qi de los R. provocando patología genito urinaria, ósea y aditiva.

Con estas nociones básicas de fisiología energética, trataré de hacer un desarrollo lo más sucinto posible de lo que yo considero originó 

 

 

© 2017 Centro de Enseñanza de la Medicina Tradicional China
Diseño web: HiTech Informática