Suscríbete a nuestro blog

 

 

Últimas publicaciones

Blog CEMETC

ENFERMEDADES MENTALES Y ACUPUNTURA (2ª PARTE - II)

B) Psicosomática Vitalista. La energía Shen.

Para comprender ciertos fenómenos relacionados con la mente y que algunos sectores encuadran como parapsicológicos, es preciso, bajo nuestro punto de vista, tener conocimientos de bioenergética humana. Por ello, vamos a desarrollar, sucintamente, la teoría Psicosomática Vitalista, retomando los conocimientos transmitidos por la Tradición China.

Ello nos permitirá comprender las reacciones psíquicas del individuo bajo el punto de vista energético y consecuentemente establecer unas pautas de tratamiento en los desórdenes de la personalidad ya que el ser humano no es sólo un ente físico o material, es, sobre todo y fundamentalmente, un ente energético.

Los factores que desde el exterior influyen en nuestra cualidad humana pueden ser físicos o de origen telúrico-cósmico, como los alimentos y el medio natural; y también energéticos, como influjos psíquicos, emocionales y derivados del entorno social.

En todo caso, es preciso conocer la relación directa que gurda la función física con la psíquica para comprender las pautas de comportamiento y los fenómenos del espíritu.

Desde hace milenios, la M.T.Ch. otorga a los cinco órganos capacidades psico-somáticas, partiendo de unos postulados generales que nuestra ciencia actual aún se resiste a aceptar; aunque, recientemente, se empieza a reconocer la indivisibilidad en la dualidad Yin(soma) y Yang (psique) o Dao fundamental del equilibrio humano.

Existe una energía básica que marcará las pautas del desarrollo (4) del ser humano, así como los rasgos esenciales de su personalidad. Esta energía es la denominadaZhong Qi o del cielo anterior (5).

ElZhongqi es el resultante de la energía desprendida en el momento de la unión del óvulo (-) y le espermatozoide (+) (chispazo de vida) multiplicado por los miles de millones de células (6x1018) que se forman durante el desarrollo embrionario hasta el momento del nacimiento.(6)

Esto es, cada división celular se considera como la replicación íntegra del gameto, incluido su aspecto energético. Por un proceso denominado “la alquimia del embrión” (transformación de energía en materia), esta energía se concretiza en la médula suprarrenal u origen de las médulas, que vendría a ser una especie de “uranio biológico” o energía de reserva capaz de liberarse, si fuera preciso, para el mantenimiento de la economía energética.

Esta energía se acumula a nivel del denominado Mingmen(puerta de la energía esencial) o cápsulas suprarrenales para después redistribuirse a toda la economía a través de los Vasos Reguladores o Curiosos.

Ahora bien, esta energía es irreemplazable, gastándose ineludiblemente con el paso del tiempo en cinco períodos de crisis o de cambio biológico muy activo que sigue la secuencia de 7 en la mujer y de 8 en el hombre, hasta llegar a la plenitud psicosomática de la mujer (7x5=35) años o del hombre (8x5=40) años, según el siguiente esquema.

 

La meseta de estabilidad será tan amplia en el tiempo, como energía de reserva exista.

      

Para ello, el cuerpo físico genera unas energías denominadas del “cielo posterior” obtenidas de la dieta y la respiración, que se denominan Rongqi(energía impulsora) y Weiqi (energía defensiva).

Si nuestros aportes dietéticos-respiratorios son los adecuados producirán abundante energía que suplirá la acción de la energía ancestral evitando su agotamiento y permitiendo mayores expectativas de vida.

El conjunto de las energía “del ciclo anterior y del ciclo posterior” se denomina factores Zhengqi o esenciales. El Zhengqi será el responsable de las tres funciones vitales de la sangre (Isotérmica, trófica y homeostática); de la personalidad esencial o primaria (Jing Shen) y, en su conjunto, de las aptitudes generales para la supervivencia y la procreación del individuo.

La personalidad esencial o primaria será, pues, en un momento determinado, dependiente del ancestro o relativamente independiente en función del predominio de la energía del cielo anterior o del cielo posterior.

En la edad temprana predomina la energía del cielo anterior, pues está prácticamente intacta, para progresivamente ir haciéndose predominante la del cielo posterior.

Ahora bien, la energía acumulada, como hemos dicho, en el denominado Mingmen o Riñón Yang (cápsulas suprarrenales), reacciona con el Qi propio de cada órgano originando los cinco Bershen o las cinco actitudes básicas. Esta acción es posible a través del Renmai o “mar de los órganos”. Vaso Regulador del conjunto de los órganos que transporta el Zhengqihasta cada uno de ellos (Ver esquema A).

Cada uno de los Bershen o actitudes orgánico-psíquicas puede estar armónica o equilibrada en su relación con los ciclos de asistencia y control (generación-inhibición), según se observa en el esquema B.

Sin embargo, esta armonía o equilibrio puede alterarse, bien por factores patógenos o por una alteración de la energía (Qi) del órgano, originando un disturbio emocional o psíquico (Xieshen), como se desarrolla en el esquema C.

Lo desarrollado en este esquema sería la alteración psíquica consecuente a una patología orgánica.

Ahora bien, la acción puede ser inversa, de tal forma que un factor emocional muy incidente, circunstancias de relación humana o influencias extrañas de diversos signos, puede originar alteraciones por insuficiencia del órgano correspondiente y, por tanto, una predisposición a padecer trastornos somáticos en dicho órgano, según se explica en el esquema D.

Cuando se habla de insuficiencia se refiere a la insuficiencia de la función somática; sin embargo, existe una plenitud en la manifestación como signo prodrómico al posterior proceso patógeno orgánico. Esta aparente contradicción se explica de la siguiente forma:

Al ser el órgano una unidad psico-somática, como hemos visto, es de fácil aplicación la dialéctica Yin-Yang; y así, la psique es Yin y el soma Yang. En toda dualidad Yin-Yang, si uno crece el otro decrece.

Por tanto, si la energía del órgano está dirigida a neutralizar el impacto psíquico (Yin) será en detrimento de la función somática (Yang) y, consecuentemente, existirá una predisposición a la alteración funcional.

Por el contrario, el factor agresivo del medio de tipo telúrico-cósmico (dieta, olores, colores, notas musicales, etc.) provocaría una disminución de la actividad psíquica y consecuentemente una predisposición a la alteración de la personalidad. Ver esquema E.

Ejemplo: el stress, el deseo no controlado, la competitividad excesiva o la ansiedad por la posesión (factores patógeno-psíquico muy frecuentes en nuestra sociedad), forman el factor Xieshenhoun (patología psíquica del hígado), estimulando la función hepática que tiene que reaccionar tratando de neutralizar esta acción.

El estímulo produce una aceleración en la manifestación que se puede proyectar en los cinco movimientos y en el área tisular correspondiente (músculos, tendones, uñas y ojos).

Por tanto, los signos serán de plenitud a nivel de su terreno físico con tensión muscular, contracturas, agitación, ojo rojo, etc. pudiendo afectar a la función cardíaca por exceso de generación, según la teoría de los 5 movimientos, se genera un Mu-Zi, la madre invade al hijo, provocar patología pulmonar por efecto de menosprecio, etc., según vimos en la ley de los Cinco Movimientos

Si el estímulo proviene del medio, por ejemplo, el abuso de sabor ácido y agrio (alcohol) o de color verde, de climas muy ventosos, de olor rancio, de nota musical Do, etc., se produce el mismo efecto de aceleración en la manifestación y una disminución en la capacidad psíquica. Ello origina alteraciones del Houn, y por tanto de la personalidad del individuo, alterando sus capacidad imaginativa,  competitiva, el deseo, etc. produciendo estados coléricos, personalidad dominante o irascible, egoísmo, materialismo, etc.

Como hemos podido observar, las medicinas tradicionales, sobre todo vitalistas, contienen unos profundos conocimientos que nosotros tratamos de reencontrar a través de la deducción lógica y el sentido común.

Con el término parapsicología, los medios científicos engloban todo aquello que no entienden, en relación con la mente y el comportamiento humano; al igual con el término idiopático o esencial se engloban las patologías que no se comprenden y que generalmente son de tipo bioenegético.

Los que estudiamos las mal denominadas paramedicinas sabemos o nos interesamos por la mente y sus manifestaciones, por el cielo y sus movimientos y unas veces por intuición y otras mediante el estudio, la investigación y la práctica clínica podemos comprender al ser humano como un ente holístico, indivisible, insertado en el cosmos y sujeto a unas leyes y principios que no contempla la medicina oficialista por mucho que nos pretendan encuadrar estos aspectos dentro de las denominadas neurociencias. Es lo mismo que decir que la Acupuntura es una reflexología

Nuestra mentalidad occidental, ligada al desarrollo académico y cultural de corte cartesiano ha dado origen a la ortodoxia científica, que impide, en muchas ocasiones, comprender los fenómenos del espíritu más allá del sistema Nervioso y Cerebro.

 

 

 




Es preciso, pues, estudiar e interesarse por la tradición filosófica, en muchas ocasiones mística y empírica de las medicinas vitalistas que consideran al ser humano como un ente psicosomático energético regido por unas leyes Geocósmicas y Universales de las cuales es reflejo.

El estudio de la bioenergética proporciona elementos de juicio que nos permiten una mayor comprensión del complejo ente humano, no sólo en el campo terapéutico, físico o químico, sino fundamentalmente en el área profunda de la personalidad y el espíritu.

En los próximos capítulos desarrollaremos la fisiología energética en la formación de la energía Shen, de acuerdo a la teoría THIN-QI-SHEN.

Posteriormente continuaremos con la Semiología de cada una de los diversos trastornos, el Diagnóstico y por último el Tratamiento

  

(1) y (2) NOGUEIRA PEREZ A. CARLOS: Fundamentos de bioenergética- Tomo i  EdicioneCemetc.,Madrid – España; 8ª Edición 2009

(3) NOGUEIRA PEREZ A. CARLOS y ALVAREZ MARTINEZ A. JAVIER: Fundamentos de bioenergética- Tomo III. Ediciones Cemetc., Madrid – España; 7ª Edición 2008

(4) Bioenergéticamente, el ser humano involuciona en vez de evolucionar ya que el Zhongdecrece. La inmortalidad es la conservación del Zhong.

(5) Algunos autores denominan a esta energía Yuangqi, nosotros consideramos Yuanqi como anterior al propio Zhongqi, esto es, el aliento vital o soplo inicial que permitió la mutación de materia inerte (barro) en materia viva.

(6) https://actualidad.rt.com/ciencias/206236-captar-momento-explosion-encuentrar-ovulo-semen

 

 

© 2018 Centro de Enseñanza de la Medicina Tradicional China