Suscríbete a nuestro blog

 

 

Últimas publicaciones..

Blog CEMETC

LA ACUPUNTURA COMO CIENCIA BIOMÉDICA (capítulo 4)

LA ACUPUNTURA COMO CIENCIA BIOMÉDICA

 

FUNDAMENTOS DE BIOENERGÉTICA ACUPUNTURAL

EN BUSCA DEL CONOCIMIENTO PERDIDO

 

BIOENERGÉTICA (Capítulo 4º)

 

LAS ENERGÍAS HUMANAS: (YUAN-ZHONG-RONG-WEI)

 

Las energías humanas se dividen en dos grandes grupos:

a) Los del cielo anterior (Yuan y Zhong) (congénitas)

b) Los del cielo posterior (Rong y Wei) (adquiridas)

 

LAS ENERGÍAS DEL CIELO ANTERIOR

Son aquellas que posee el individuo antes del nacimiento y que le determinan su especie y raza.

El Yuan es anterior al ser humano y por tanto es un factor inmutable e invariable, Zhong es el factor variable o mutable. El Yuan determina la especie, el Zhong determina la raza.

En el ser humano su Yuan o soplo de vida se denomina Thàn (1) (Conciencia de existencia, conocimiento y verbo). Esto es, el ser humano mediante este tipo específico de energía produce una serie de reacciones bioquímicas que le permiten desarrollar el intelecto, la comunicación oral y la conciencia de existencia. Las reacciones bioquímicas de cada ente están en función de la vibración del soplo original, dotándole de unas determinadas aptitudes que le permitan la supervivencia. Así el soplo original de los cánidos les permite desarrollar el olfato, las aves la visión, los peces la audición, los insectos el gusto

(1) Ver Teoría Thin-Qi-Shen

 

 El Zhong es el factor mutable que depende de los antepasados y que dará lugar al aporte variable que le permite la adaptación al medio donde desarrolle su actividad vital.

Ya hemos hablado de estas dos energías hace tres meses en un artículo publicado en este mismo Blog con el título la Creación y la Evolución.

Recientemente en la Universidad de Norhwestern de Chicago y publicado en la revista Scientific Reports un equipo de biólogos han sido capaces de visualizar la manifestación energética que en forma de ondas lumínicas (“fuegos artificiales”) se produce en el momento de la unión del óvulo y espermatozoide.

Curiosamente le denominan el “Chispazo de vida”, término que nosotros llevamos empleando desde hace 40 años, basándonos en el concepto biofísico de que la unión de un ánodo y un cátodo produce una manifestación energética y que la intensidad de la misma, estará en función de la carga energética que sostenga ambos polos.

La MTCH. considera que la polaridad del espermatozoide es Yang y por lo tanto tiene características dinámicas (energía cinética) y que el óvulo es Yin con características estáticas (energía potencial). Ello provoca una mutua atracción hasta llegar al encuentro y la eclosión y cuya intensidad estará relacionada con la diferencia de potencial entre ambos. Si el espermatozoide está dotado de una carga energética alta por sus características esenciales (individuo sano, joven, saludable, fuerte…), será ágil y dinámico y el “chispazo “será más intenso. Características aplicables, así mismo, al óvulo.

En este estudio solo se considera la capacidad de atracción del óvulo, lo que permitirá elegir al más activo, pero es obvio que la calidad energética del espermatozoide será tan importante o más que la del óvulo para permitir una buena fusión y por ende un adecuado embarazo, ya que la energía desprendida en este primer encuentro será la “huella energética” del embrión y posteriormente la vibración celular propia de cada individuo.

La mitosis es la replicación íntegra del gameto incluido su aspecto energético, de lo cual se deduce que cada división celular conlleva la liberación del mismo “cuanto energético” que se produjo en el momento de la eclosión.

Si consideramos que el ser humano está compuesto de 6 x 10 18 células y que cada vez que hay una mitosis se desprende una determinada energía es fácilmente entendible lo que el Taoismo llama “La alquimia del Embrión” y que es el proceso biológico a través del cual la energía se materializa en materia. Exactamente igual que el ATP no utilizado se consolida en grasa o glicógeno.

Esa sustancia materializada durante los nueve meses del embarazo formará lo que la MTCH. denomina el Riñón Yang ( Mingmen) y vendría a ser la médula suprarrenal o el “uranio biológico” que permitirá tener una energía de reserva que permita afrontar, en un momento determinado, un gasto energético fuera de lo habitual Esto es, sería la tarjeta  de crédito o la herencia que nos han dado nuestros padres y cuyo importe estaría en relación a la intensidad del primer chispazo. La medicina occidental utiliza este recurso a través de la acción liberadora de los corticoides.

Por ello en el Taoismo la procreación es un acto sagrado e independiente de la relación meramente sexual. Se trata de dotar a la descendencia de un alto nivel de respuesta ante los diversos factores patógenos a través de un protocolo preconcebido y no solamente deleitarse con el disfrute propio del acto amoroso. 

Existen hipótesis que tratan de cuantificar esta energía relacionándola con los movimientos de rotación y vibración de la molécula de agua por ser el componente mayoritario y casi absoluto del embrión y con la longitud de onda necesaria para re sincronizar los movimientos celulares.

La energía necesaria para mantener los movimientos cinético-cuánticos de la molécula de agua está comprendida en una banda de 0,02 a 0,9 Ev. y que según la ecuación de Planck,  se correspondería con una longitud de onda de 4 a 14 micras.

Dicha longitud de onda en su pico de 9 micras coincide con el diámetro medio de las células humanas, de ahí su posible acción resincronizadora, evitando los procesos tanto hiperplásicos como hipoplásicos, causantes  de las enfermedades tumorales y degenerativas.

El someter el organismo a este tipo de radiaciones electromagnéticas tendría pues el efecto doble de romper el Cluster o excesiva polimerización de los humores orgánicos (neoplasias) y resincronizar los dinamismos celulares.

Excelente terapéutica y fácil de aplicar pues esa energía es la que emite la combustión de la ARTEMISA VULGARIS denominada MOXIBUSTION o como dice la antigua Tradición Médica China dar el calor de la vida. Hoy en día las cerámicas infrarrojas capaces de emitir los rayos bioinfrarrojos (4-14 micras de longitud de onda) son unos excelentes recursos en la práctica clínica del Acupuntor.

 https://actualidad.rt.com/ciencias/206236-captar-momento-explosion-encuentrar-ovulo-seme

  

LAS ENERGÍAS DEL CIELO POSTERIOR

         Son aquellas que el individuo adquiere a través de dos fuentes fundamentales: la dieta y la respiración.

La energía Zhong es un capital heredado, no susceptible de ser ampliado ni revalorizado y sí de disminuir, sin embargo, a impulsos periódicos de ciclos de 7 años en la mujer y ocho en el hombre como hemos visto en el anterior artículo.

Este potencial energético, que vamos gastando ineludiblemente y que no puede ser retenido, ha sido motivo de estudios profundos, en la antigua civilización china, por parte de los grandes maestros taoístas, que pretendieron a través de técnicas de autorrealización, psicosomáticas, filtros y acciones químicas, conseguir el Qi necesario que permitiera retener la energía ancestral evitando su desgaste. Los posibles hallazgos en este campo se mantuvieron en círculos herméticos y no han trascendido más que en forma de leyendas populares sobre los llamados «inmortales».Incluso históricamente se describe el sometimiento de algunos emperadores a la prueba de ingerir filtros de inmortalidad preparados por los maestros taoístas. Indiscutiblemente y dejando conjeturas esotéricas, los estudios estadísticos sobre esperanza de vida en relación con la edad de sus antecesores avalan, de alguna manera, esta peculiaridad de potencial hereditario.

A partir de esta concepción primaria, veremos que un fin permanente del ser humano y sus sistemas energéticos será evitar el desgaste no fisiológico del capital heredado (energía ancestral), aportando para ello energías complementarias o de apoyo que salvaguarden la energía «Tesoro». Del éxito de esa empresa dependerá la duración de la vida y la pureza y potencia de los cambios fisiológicos periódicos, en una palabra el «hermoso florecer de la vida». 

Estas energías complementarias, que tratarán de salvaguardar la energía «Tesoro», son las denominadas energías adquiridas, procedentes de la respiración y de la alimentación (como hemos visto), y que la M.T.Ch, denomina energía Rong o Nutricia y energía Wei o defensiva. La energía Rong se va a formar por la combinación de los componentes energéticos de los alimentos (que se desprenderán por la acción bioquímica de las enzimas orgánicas en el curso de la digestión) y el oxígeno del cosmos..., suministrado a través de la respiración.

Por tanto: energía Rong (Yong Qi o Rong Qí o Ying Qi) Thin (2) alimenticio o Thin de los cereales o Jing Qi nutricio + Thin respiratorio o Qing Qi o Tian Qi.

 

Vemos, de una manera inmediata, al Estómago y al Pulmón como bases fisiológicas en la formación de esta energía. Y así la Medicina Tradicional China (M.T.Ch.) da un gran valor a ambos en sus aspectos de generadores, hasta el punto de manifestar que el Estómago es la «fábrica de la salud», e incluso existe un sistema terapéutico, de amplia aplicación en Oriente, basado en ejercicios respiratorios, cuyos resultados son realmente sorprendentes. Los ejercicios respiratorios y su metodología componen una parte importante de todos los sistemas médicos, incluso alopáticos.

Podemos esquematizar aquel proceso de la siguiente manera:



 

(2) La palabra Thin representa cambio o mutación. La veremos con frecuencia en los textos antiguos, sobre todo vietnamitas, lo que puede dar lugar a errores de interpretación.

 

Esta energía será la que circule por las llamadas Vías Principales (Jing Mai) a partir de Pulmón, siguiendo un ciclo nictameral perfectamente definido, alimentando o nutriendo energéticamente a todos los sistemas.

La segunda energía, llamada Wei, tiene una misión eminentemente defensiva y por ello tiene que manifestarse hacia el exterior de una manera continua.

Si creemos en el principio de que el hombre es un ente energético, tenemos que aceptar que le pueden influir «energías perversas» (3), que son las variaciones climáticas o elementos cósmicos que inducen enfermedad y que se podrán manifestar en seis variedades: calor (Re), viento (Feng), frío(Han), humedad (Shi), sequedad (Zao) y fuego (Huo) (como expresión máxima del calor).

Estas energías cósmicas destruirían de una manera fulminante la economía energética humana si no existiera la denominada energía Wei,la cual en su constante exteriorización va a crear campos de neutralización que impidan la acción de la noxa cósmica.

Se podría esquematizar de la siguiente manera:


(3) Los chinos, en un lenguaje siempre sencillo, denominaron a los componentes climáticos desarreglados, energías perversas con gran propiedad, pues perverso es todo aquello que es capaz de producir daño.

 

Vemos en el esquema que las agresiones constantes del medio son repelidas por la energía defensiva, neutralizándose a nivel no físico, esto es, fuera de la epidermis, gracias a una barrera defensiva o «halo energético», cuya existencia, planteada en todas las culturas y religiones del mundo antiguo, se está investigando científicamente en la actualidad, a través de la fotografía del espectro energético de la cámara Kirlian y otros métodos. Su objetivación elimina el carácter esotérico y mágico de un concepto básico y elemental en bioenergética.

Esta energía defensiva, que por su esencia etérea máxima los chinos denominaron «purificada», sigue un proceso de formación que se puede comparar con las sucesivas etapas de purificación en una refinería. Vemos que en la refinería, a través de diversos calentamientos y complejos procesos de evaporación, condensación, etc., se van formando sustancias cada vez más puras y a la vez, de menor peso específico, hasta llegar al éter o sustancia volátil en cuya esencia está la tendencia hacia la expansión.

Con un criterio que nos sorprende por su sencillez y al mismo tiempo por su profundo significado, los textos de Medicina Tradicional China nos explican, desde hace milenios, que la energía Wei se forma en el Recalentador Inferior; tras las sucesivas etapas de purificación que ocurren a nivel del mismo. Como veremos más adelante, cuando expliquemos un poco más extensa- mente el concepto de Triple Recalentador; el Recalentador Inferior está formado por Intestino Delgado, Intestino Grueso, Riñones, Cápsulas Suprarrenales, Vejiga, Hígado y Vesícula Biliar, o como dice el Nang King: «el recalentador inferior comienza en piloro y termina en meato uretral». Este conjunto de órganos y vísceras serían, según el símil anterior, las diferentes estaciones de purificación de la «planta de refinado» orgánico. Vimos en el esquema de formación de la energía Rong o nutricia que en el Estómago se desprendía energía, Yang (+), hacia Pulmón, y materia, Yin (—), hacia Intestino Delgado; pues bien, esta materia (—), denominada líquido impuro, aún contiene elementos energéticos susceptibles de ser extraídos, ya que no existe nunca la materia pura, pues por esencia ella misma es energía. En el símil de la a refinería, el petróleo = alimento en su 1. purificación (E.) va a generar un producto utilizable energéticamente, por ejemplo petróleo comercial, y otra sustancia que pasará a sucesivas etapas de purificación.

En fisiología energética: [Yang (+) (petróleo comercial)] a Pulmón (P.) y resto de sustancias [Yin (—) a Intestino Delgado (ID.)]. En ID. sufrirá una 2. purificación que va a generar, por un lado, una energía útil o pura (+), que se va a depositar a nivel de «Riñón energético» y una impura (—), que se va a dirigir a Intestino Grueso (IG.).

En IG. se va a realizar la 3. purificación que va originar, como en etapas anteriores, una sustancia energética pura (+), que también se va a depositar en Riñón (R.) (el cual, como veremos, es el almacén energético humano), y otra impura (—) que va a ser expulsada al exterior como heces. Las energías depositadas en Riñón a través de la 2. y 3. purificación sufrirán, a nivel de este órgano, una 4.a purificación, de donde lo puro (+) irá a Hígado (H.) y lo impuro (—) a Vejiga (V.). En V. se realizará la 5.a purificación, de nuevo lo puro (+) a Vesícula Biliar (VB.), y lo impuro (—) se expulsará al exterior en forma de orina.

En H. se realizará la 6. purificación. De aquí lo puro (+), a expulsada al exterior como heces. Las energías depositadas en Riñón a través del canal interno de H., se elevará hasta la parte más Yang del cuerpo o potencia cósmica, el punto centro del vértex o centro de reunión de todas las energías Yang o 20 VG., (Bahigu¡) previo paso por ojos, y lo impuro ( —) irá a VB. (4).

En VB. se efectúa la última purificación, la 7.a, yendo lo puro (+) también a nivel cefálico, y lo impuro (materia) retornando al inicio del circuito para efectuar un nuevo reciclaje (5). Observamos que esta última sustancia será prácticamente pura, y de hecho los textos antiguos manifiestan que la bilis es el más puro de los humores orgánicos.

Esta energía de 6. y 7. purificación es una energía volátil, que tiende a la expansión, hacia el exterior. Una energía que será Yangcon respecto a la nutricia, que será Yin, y según los textos chinos se acumulará a nivel de los globos oculares durante la noche, para durante el día, y ayudada por la acción del parpadeo (que realiza función impelente), transmitirse a los puntos primeros de los tres canales energéticos más largos del organismo, V., VB. y E. (Zu Tai Yang, Zu Shao Yang y Zu Yang Ming), que desde el ojo atraviesan el cráneo y descienden hasta los dedos de los pies, pasando por la parte anterior, posterior y lateral del cuerpo. Los miembros superiores se conectarán a nivel cefá- lico con estas vías descritas a través de los tres canales energéticos Yang Shou: ID., TR. e IG. (Shou Tai Yang, Shou Shao Yang y Shou Yang Ming), los cuales forman planos energéticos con aquéllos.

 

(4) La VB. recibe, pues, lo puro de V. y los impuros del H.

 

Por tanto, todo el cuerpo queda cubierto (por transmisión a través de estas vías) de un manto protector que le separa o aisla del medio. Este «halo energético»(lo veremos más tarde) tiene sus propias vías de circulación y alimentación continua, que son los denominados Canales Tendinomusculares.

Pero esta energía Wei no sólo va a ser un manto protector externo, sino que también (cuando estudiemos las vías secundarias lo veremos) circula en el interior del organismo, desempeñando el papel defensivo endógeno o inmunitario-energético, a través de otras vías como son los canales Distintos, Luo Longitudinales y los propios Vasos Curiosos o Reguladores.

Resumiendo, ya tenemos los tres tipos de energías básicas del organismo, más tarde veremos otros tipos de energías más elaboradas, y otras que tomarán nombre por su acción más concreta (como energías cardíacas, energías renales, etc.). La unión de es- tas tres energías va a formar la ENERGÍA ESENCIA1, concepto que desarrollaremos más ampliamente en otros capítulos. Por tanto:

 

E.E. = E.A. + E.D. + E.N.

ZHEN = ZHONG + WEI + RONG (Denominación convencional)

ZHEN = JING Innato + WEI + JING Adquirido (Denominación original)

 

E.E. (Energía Esencial) o Zheng o Jing general o suma de:

·       E.A. (Energía Ancestral) o Jing innata o del cielo anterior o Zhong.

·       E.D. (Energía Defensiva) o Wei.

·       E.N. (Energía Nutricia) o Zong o Rong o Jing del cielo posterior.

 

 

 

 

© 2017 Centro de Enseñanza de la Medicina Tradicional China
Diseño web: HiTech Informática