Suscríbete a nuestro blog

 

 

Últimas publicaciones..

Blog CEMETC

Fisiopatología, diagnóstico y tratamiento de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), según la Medicina Tradicional China (PARTE 1)

Fisiopatología, diagnóstico y 
tratamiento de la Esclerosis 
Lateral Amiotrófica (ELA), 
según la Medicina Tradicional China

 

ABSTRACT

Physiopathology and treatment of THE AMYOTROPHIC Lateral Sclerosis (ALS) according to 
traditional chinese medicine – tchm. 
The Amyothrophic Lateral Sclerosis (ALS) is included in a large group of neurodegenerative diseases 
that do not have well defined the causes that generate it, therefore it can be considered idiopatic 
and, although several lines of investigation exists, in fact it is still a serious illness with a bad 
prediction that has no cure until now. Life expectancy is 3 to 5 years after the diagnosis and therapeutic 
measures are mainly focused on palliate the most recurrent symptoms of functional and psychological type.
Acupuncture has been mainly effective in the treatment of functional alterations, pain and in emotional 
disorders. For that reason it must be integrated within the multidisciplinary therapeutic teams in line 
with the modern trends of Integrative Medicine.
In this study I pretend going a little further of a simple using of acupuncture as a complementary or 
palliative technique, offering an holistic vision of this illness that can be useful in a early treatment
 or bionergetic phase where prodromal signs usually appear only diagnosed by means of the typical and 
exclusive syndromic analysis of the TCHM.
I pretend pave the way for investigation that could find, through bioenergetic acupuncture study, possible
causes of this kind of diseases and accordingly tackle it in a primary phase where it obviously will have 
a better prognosis and greater therapeutic possibilities. 
 
    

As. we can see in ther attached biological pyramid, this illness generally begins in the denominated 

bioenergetic phase where series sings appear that indicates ther person is alredy sick.

This initial phase is carried out without any biochemical, functional or organic alterations, so that 
the diagnostic elements based on the analytical, imaging and functional tests of Western medicine are 
unsuccessful.


INTRODUCCIÓN

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) se incluye dentro de un amplio grupo de enfermedades neurodegenerativas que no tienen bien definida las causas que la generan y por lo tanto se puede considerar idiopática. Aunque existen diversas líneas de investigación, la realidad es que sigue siendo una enfermedad grave, de mal pronóstico y que hasta ahora no tiene cura. La esperanza de vida es de 3 a 5 años después de efectuado el diagnóstico y las medidas terapéuticas van dirigidas fundamentalmente a paliar los síntomas más recurrentes de tipo funcional y psicológico.

La acupuntura se ha mostrado efectiva en el tratamiento de las alteraciones funcionales, el dolor y sobre todo en los trastornos emocionales. Por ello debe de ser integrada dentro de los equipos terapéuticos multidisciplinares en consonancia con las modernas tendencias de la Medicina Integrativa.

En este estudio, pretendo ir un poco más allá de la simple utilización de la acupuntura como técnica complementaria o paliativa ofreciendo una visión holística de esta enfermedad que pudiera ser útil en el tratamiento precoz de la misma o fase bioenergética en donde suelen aparecer signos prodrómicos que solamente se diagnostican mediante el análisis sindrómico propio y exclusivo de la MTCH.

Pretendo abrir cauces de investigación que pudieran encontrar, a través del estudio de la acupuntura bioenergética, las posibles causas de este tipo de enfermedades y consecuentemente abordarla en esa fase primaria en donde, evidentemente, habrá un mejor pronóstico y mayores posibilidades terapéuticas.

Según vemos en la pirámide biológica adjunta le enfermedad se inicia generalmente en la denominada fase bioenergética en donde aparecen una serie de signos clínicos que nos indican que el individuo ya está enfermo.

Esta fase inicial cursa sin que existan alteraciones bioquímicas, funcionales u orgánicas con lo cual los elementos de diagnóstico basados en la analítica, imagen y pruebas funcionales propias de la medicina occidental son infructuosos.   

¿Por qué una gran parte de los diagnósticos ambulatorios acaban en idiopático? Es una buena pregunta para reconsiderar el hecho de que la enfermedad energética cursa con síntomas prodrómicos que no implican, en principio y a veces ni al final, alteraciones bioquímicas ni funcionales con lo cual no es posible el diagnóstico analítico y de imagen propio de la medicina occidental.

Y sin embargo el paciente tiene síntomas y signos anómalos que le impiden realizar una vida saludable. Esos síntomas son “timbres de alarma” que indican que algo no funciona bien, que es conveniente restaurar el equilibrio perdido antes de que la enfermedad evolucione a estadios de peor consideración, pronóstico y respuesta terapéutica. Ya hace miles de años un muy antiguo libro de medicina (Nei Jing So Wen), decía «mal médico es el que cura, buen médico es el que previene la enfermedad». Para ello hay que desterrar del lenguaje médico los términos: idiopático, gran parte de lo «nervioso» y mucho de «lo vírico» (esos grandes «cajones de sastre»).



 

De lo anteriormente expuesto se desprende la necesidad de aunar los aspectos positivos que ofrecen ambas corrientes médicas, esto permitirá que la acupuntura se integre, con pleno derecho, en el contexto sanitario y académico occidental, que la antigua tradición encuentre soportes científicos y que la medicina moderna encuentre nuevas vías de desarrollo mediante la utilización de las terapias energéticas, que sin duda tendrán una enorme proyección en el futuro. 

Las modernas investigaciones en física cuántica demuestran, sin ningún lugar a dudas, el gran conocimiento que atesoraba la antigua tradición médica cuando hablaba de las manifestaciones energéticas del medio (colores, olores, notas musicales, elementos climáticos, sabores, influjos cosmo-telúricos, emociones, etc.) como factores capaces de provocar reacciones bioquímicas en una entidad biológica, favorables o no, dentro de un contexto de interdependencia y relatividad.

Es evidente que al enamorado no le inyectan testosterona en el momento de la relación, ni adrenalina en la conquista, existe, en estos casos, una energía mental denominada energía Shen capaz de inducir dichas reacciones químicas. Las interacciones energo-químicas pueden ser positivas o negativas determinando estados de salud o enfermedad en función de sus características, Ello da motivo a uno de los principios básicos de la MTCH., expresado de una manera simple, sin florituras semánticas ni dialécticas pero de una manera rotunda e irrefutable.

A BUENA ENERGÍA, BUENA QUÍMICA.

A MALA ENERGÍA, MALA QUÍMICA.

Hoy hablamos de iones negativos, armonía, paz, amor..., como factores beneficiosos para la salud. ¿Conoce usted algo más terapéutico que el amor? Quizás la historia de los grandes sanadores solo sea una cuestión de amor. Tengo entendido que un tal Jesucristo la utilizó hace 2000 años.

Sin embargo cuando en tu vida predomina el estrés, violencia, odio, envidia, pena, ira,… verás cómo se van depauperando precozmente todas las funciones biológicas teniendo que acudir a la utilización de medidas paliativas que en otras circunstancias no serían necesarias.

Hoy sabemos científicamente que:

– Las partículas subatómicas implicadas en todo proceso bioquímico pueden dar y recibir influjos energéticos de tipo foto-electro-magnético. Ello demostraría la indisoluble relación cosmotelúrica o cosmogénica entre el ser humano y su medio.

– Actuando sobre los campos energéticos podemos prevenir las alteraciones bioquímicas secuentes a un desequilibrio de polaridades. La verdadera curación de cualquier enfermedad pasará por la regularización de la energía humana y la profilaxis ante los agentes perturbadores exógenos.

Muchas personas buscan en el sanitario una atención más personalizada, menos protocolaria, que tenga en cuenta las peculiaridades propias de cada paciente, necesitan que les escuchen, les asesoren y aconsejen, no sólo en el campo meramente biológico sino también en el emocional. Este es uno de los motivos por el que muchos terapeutas alternativos y la consulta privada mejoran el éxito de sus propuestas terapéuticas. Dedican más tiempo al paciente analizando los síntomas y tratando de encuadrarlos en un todo sindrómico. Más clínica y menos tecnología.

Si en los centros de salud se establecieran, en asistencia primaria, equipos multidisciplinarios que ofrecieran tratamientos naturales en forma de masajes, cataplasmas, acupuntura, fitoterapia, etc., coordinados por un responsable médico experto en medicinas naturales, pensamos que habría un importante disminución de la asistencia hospitalaria y de las interminables interconsultas, que en muchas ocasiones más parecen mecanismos derivativos y dilatadores en el tiempo, que actos terapéuticos. Más clínica y menos tecnología.

Muchas veces el mayor efecto terapéutico se consigue al escuchar al paciente ávido de atención, una palmadita en el hombro, unas palabras de ánimo, una simple tisana o un masajito en los pies, puede ser más efectivo que el más sofisticado de los remedios farmacológicos. Ello no quiere decir que debamos renunciar a la receta farmacológica o a la intervención quirúrgica, si fuera necesario.


NOCIONES BÁSICAS SOBRE 

FISIOPATOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO EN MTCH.

                                                                           

1º LA ENFERMEDAD COMO DIALÉCTICA ENTRE EL XIE (PATÓGENO) Y EL 

ZHENG (ANTIPATÓGENO).

 La MTCh. expone una clasificación jerárquica de los factores productores de enfermedad a los que llaman Xie.

Xie significa agente maligno capaz de producir daño y por ello, en el argot acupuntural, se denominan los demonios, de los cuales cuatro son los más relevantes, a saber:

XIE ZHENG O FACTOR CONGÉNITO O EPIGENÉTICO.

XIE SHEN O FACTOR EMOCIONAL O DE RELACIÓN HUMANA.

XIE GU O FACTOR DIETÉTICO.

XIE LIU O FACTOR CLIMATOLÓGICO Y MEDIOAMBIENTAL.

 

Aparte de otros de menor incidencia, como traumatismos, picaduras de insectos, eta. Esta clasificación básica se puede incluir dentro de un marco teórico y relativo en referencia a la índole de dichos factores patógenos.

Factor predisponente: asociado generalmente a Xie Zhong o terreno epigenético.

Factor esencial: ligado generalmente a un Xie Shen o factor de relación humana.

Factor coadyuvante:en relación generalmente a un Xie Gu o trasgresión dietética.

Factor desencadenante: debido generalmente a un Xie Liu a factor medioambiental.

La enfermedad es un predominio de los factores Xie (Patógenos) sobre los factores Zheng (Antipatógenos).

En base a ese esquema general la estrategia del acupuntor consistirá en potenciar el Zheng y disminuir la

incidencia de los Xie.

Potenciar el Zhengmanejando adecuadamente los mecanismos energéticos que estimulen los procesos de auto

reparación como la Acupuntura, el masaje energético (Tui-Na) y las técnicas de Qi Gong y Tai chi.

Disminuir el Xiea través de recomendaciones higiénico-dietético-ambientales propias de la MTCH., como la

farmacopea, la dietética y el Fengshui.  

 

2º EL TERRENO DE LA ENFERMEDAD SEGÚN LOS 

CINCO MOVIMIENTOS.

La MTCh. clasifica los tejidos orgánicos en cinco capas que, a su vez, se relacionan con los denominados

Cinco Movimientos y por ende a los cinco órganos que representa:

MADERA: Hígado - Músculos – (“carne roja” o Yang), tendones, uñas, etc.

FUEGO: Corazón -Entramado vascular.

TIERRA: Bazo-Páncreas –TCS. (“Carne amarilla o Yin”) y los tejidos de sostén.

METAL: Pulmón –Piel, mucosas, faneras, etc.

AGUA: Riñón -Huesos, médulas (espinal y ósea), cerebro, sistema reproductor…

 

3º LA UBICACIÓN DE LA ENFERMEDAD SEGÚN MODELO 

ESPACIAL EXTERIOR-INTERIOR

Para la MTCh. existen cuatro barreras que los agentes patógenos exógenos tienen que vencer hasta llegar a lo

más profundo y vital de nuestra economía representado por la sangre como “magma biológico”.

Se llaman Las Cuatro Capas encargadas de la homeostasia activa del individuo con su entorno cosmo-

geotelúrico (EL CIELO Y LA TIERRA).

1ª CAPA WEI (colaterales), 2ª CAPA QI (vísceras), 3ª CAPA JING (órganos) y 4ª CAPA XUE (sangre).


Cada capa tiene tres niveles que marcan la fase evolutiva y el pronóstico y que se laman 

LAS DOCE PUERTAS:

CAPA WEI

 1º Meridianos Tendinomusculares. Jing Jin.

 2º Meridianos Luo Longitudinales. Jing Luo.

 3º Meridianos Distintos. Jing Bié.

CAPA QI

 TAI YANG. Equilibrio térmico.

 5º SHAO YANG. Equilibrio dinámico.

 6º MING YANG. Equilibrio hídrico.

CAPA JING

 TAI YIN. Tejido dérmico y subdérmico.

 JUE YIN. Tejido músculo tendinoso.

 SHAO YIN. Tejido óseo y vascular.

CAPA XUE

 10º TROFISMO. Serie roja.

 11º HOMESTASIA. Plaquetas.

 12º SUPERVIVENCIA. Serie blanca.

 

4º EL DIAGNÓSTICO EN MTCH.

La MTCh. diagnostica la enfermedad, a través de los denominados Los Tres Diagnósticos o San Gang.


PRIMER DIAGNÓSTICO: Diagnóstico de valoración energética de los meridianos (pulsos o energobiogramas).


SEGUNDO DIAGNÓSTICO: de primera intención o BA GANGEl diagnóstico BA GANG encuadra la enfermedad en un modelo que contempla:

1º.-Las características generales del paciente según la dialéctica. YIN-YANG.

2º.-La ubicación de la enfermedad en las 4 capas. INTERIOR-EXTERIOR.

3º.-La clasificación de la enfermedad en dos grandes áreas. FRÍO-CALOR.

4º.-La capacidad de respuesta del individuo. VACÍO-PLENITUD.

 

TERCER DIAGNÓSTICO: de segunda intención o BIAN ZHENG GANG.

El diagnóstico BIAN ZHENG GANG consiste en clasificar la enfermedad dentro de un marco sindrómico (conjunto de síntomas clínicos) de aproximadamente 160 patrones sindrómicos.


FISIOPATOLOGÍA DE ELA SEGÚN LA (MTCH).

 

Según el primer criterio, en la ELA tenemos como factor predisponente un déficit primario de R.-Yin, bien congénito o adquirido.

Como factor esencial un calor interno provocado por una contienda emocional persistente e intensa que se denomina calor de pericardio que junto con el escape de Yang de H. provoca fuego en sangre y posible desorientación inmunológica ya que el MC. o “pericardio energético” es el encargado del adecuado funcionamiento de la homeostasia interna o sistema inmune.

Como factor coadyuvante tenemos las trasgresiones dietéticas (químicos fundamentalmente) capaces de producir agregados moleculares (Cluster), llamados por la antigua Tradición flemas o” humedad tóxica” que impiden una adecuada nutrición celular.

Como factor desencadenante están los factores de calor exógeno, sobre todo, las radiaciones electromagnéticas capaces de producir hiperrespuestas adaptativas y por lo tanto excitación y calor.

Según el segundo criterio: Observando el terreno la ELA afecta de forma primaria al R. (médulas), al H. (motoneuronas) y al BP. (energía) que hace mover al sistema neuromuscular (“carne amarilla”) tejido graso como  reserva energética.

Según el tercer criterio, evidentemente la enfermedad se aloja en la capa Jing (órganos) afectando de manera progresiva a la 7ª puerta (BP.), a la 8ª (H.) y a la 9ª (R.).

Según el cuarto criterio se puede encuadrar la enfermedad dentro del diagnóstico de primera intención:

 

INTERNA-CALOR VACÍO

 

Ya que la clasificación Yin-Yang está en función del paciente.

Dentro del diagnóstico de 2ª intención o sindrómico nos encontramos con un cuadro polisindrómico que se puede encuadrar en los siguientes patrones y que nos van marcando las etapas evolutivas de la enfermedad, en términos generales. A saber:

1ª Deficiencia primaria de Yin de R. (Shén Yin Xu).

2ª Deficiencia conjunta de Yin de R. e H. (Shén Gan Yin Xu).

3ª Deficiencia de Yin y sangre de H. (Gan Yin Xue Xu).

4ª Embalamiento de Yang de H.  (Gan Yin Xue Sheng Feng Zheng).

5ª Vacío conjunto de Yin y Yang de H. (Gan Yin Yang Xu).

6ª Plenitud Calor de MC. (Xin Bao Re Shi).

7ª Insuficiencia Qi de BP. (Pi Qi Xu).

8ª Insuficiencia de Xue (Xue Xu).

9ª Agotamiento del R. Yang (Migmen Xu).

10ª Insuficiencia del Yang de la V. (Pangguan Yang Xu).

11ª Bloqueo de Du Mai. (Du Mai Yü).

 

1ª Deficiencia primaria de Yin de R. (Shén Yu Xu).

Primer Terreno- Alteración neuronal.

Generalmente asociado a una predisposición congénita heredada o un agotamiento de la esencia renal por miedo, celos, inseguridad, promiscuidad, traumatismos, exposición a las inclemencias climatológicas o medioambientales, abuso de la voluntad en el control de la mente (eje Shao Yin), etc. El riñón Yin rige los huesos, médula ósea, médula espinal, cerebro (mar de las médulas), sistema neuroendocrino y es el productor del Shen Shui (“agua madre”) origen de los Yin Ye (humores orgánicos). Los humores Ye dan lugar a” las esencias” que nutren las áreas Agua como son los humores sinoviales, auditivos, cefalorraquídeos, genitales y medulares. El riñón Yang da la fuerza o energía que permite al R. Yin realizar esas funciones. La lámpara de aceite encendida en donde el aceite es la esencia o el Yin y la llama es el calor vital o el Yang.

 

2ª Deficiencia conjunta de Yin de R. e H. (Shén Gan Yin Xu).

Segundo terreno -Alteración de la motoneurona.

El H. es la madera que se nutre de agua (R.) y produce fuego (C.) cuando el agua es escasa la madera se seca y produce fuego. La vida solo es posible con la permanente y constante mutación de Yin a Yang. El Agua representa el Yin o invierno que se transforma en Fuego o verano a través de la Madera o primavera. Por ello el H. se le llama el yin ascendente, es esencialmente agua y funcionalmente fuego.

 

3º Embalamiento de Yang de H.  (Gan Yin Xue Sheng Feng) (fase espástica).

Este predominio de Yang de hígado coincide con síntomas como la aparición de calambres sobre todo nocturnos (biorritmo del H.), palpitaciones, tics, contracturas músculo tendinosas con aparición de nódulos o masas fibrosas en diversas zonas corporales, antes de llegar a la fase espástica. Las motoneuronas son colinérgicas y un hiperestímulo (Yang de H.) produce la liberación de neurotrasmisores hacia la membrana postsináptica de la célula muscular con el consiguiente incremento del tono. La deficiencia de Yin provoca el escape de Yang, origen de una fase transitoria de falso Yang o fase espástica El déficit de Yin libera el Yang de H. lo que provoca la espasticidad y los calambres como signos prodrómicos.

El hecho de que esta enfermedad sea más frecuente en los varones (70%), sanciona el criterio oriental de que el Yang de H. es más propicio en el varón a la hiperexcitación y los estados de exceso tanto en el área física (tendones y músculos) como en el área emocional. Circunstancia totalmente contraria a la fibromialgia donde el 90 % de los pacientes son mujeres (3).


© 2017 Centro de Enseñanza de la Medicina Tradicional China
Diseño web: HiTech Informática